Asier Labairu: Entrenar con calor para competir con calor.

Asier

Estamos viviendo un verano climatológicamente extremo. Los termómetros no dan tregua y la falta de lluvia está teniendo graves consecuencias medio ambientales que ya sentimos en nuestro día a día.

Puede parecer una locura pensar en entrenar con temperaturas superiores a 30 grados y, mucho menos puede apetecernos competir en estas condiciones. Pero las competiciones siguen su curso y como bien sabemos, el verano también es sinónimo de carreras largas. Los días son más largos y tenemos más horas de luz.

Es posible que durante las próximas semanas vayas a competir en alguna carrera que coincida con las horas centrales del día, cuando el sol está más alto y el calor aprieta.

¿Contamos con una preparación para correr en estas situaciones? Puede parecer difícil rendir con estas condiciones pero hoy traemos una serie de consejos para hacerlo.

Asier Labairu, miembro del equipo de A4XKM y entrenador y biomecánico de Bioziklik; nos comparte una estrategia para lograr ciertas adaptaciones y seguir disfrutando y compitiendo en verano.

Su formación en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y su especialidad en alto rendimiento le han llevado a entrenar y acompañar, entre otros, a deportistas de running, trail running, ciclismo y triatlón.

Apasionado del deporte, fue miembro del Lizarte de ciclismo y compite activamente en carreras de esquí de montaña y trail.

Aquí os dejamos sus recomendaciones.


Si vas a competir en calor, hay que entrenar en calor.

Los seres humanos tenemos una gran capacidad de adaptarnos al calor, mucho mayor que a otras adversidades como la altitud, por ejemplo. Nuestro cuerpo es capaz de generar adaptaciones que nos hacen sobrellevar mucho mejor las altas temperaturas. Cambios corporales como el aumento de riego sanguíneo a los capilares de la piel, el aumento de la cantidad de sudoración y adelanto de la misma, una menor pérdida de sales mediante el sudor o  el aumento del volumen de plasma (parte acuosa de la sangre), entre  otros.


Y, ¿cómo se consiguen estas adaptaciones?


Hay varias estrategias:

  • Si tenemos calor donde vivimos: entrenar en horas de calor (siempre a intensidad baja, sin buscar entrenamientos de calidad).
  • Si no tenemos calor en nuestro lugar de entrenamiento y vamos a competir en calor, podemos tomar baños de sauna o agua caliente, indoor con calefactores o salir a entrenar con ropa caliente.
     

Para conseguir la adaptación al calor deberemos realizar unas 6-10 exposiciones (30’-1h30) de este tipo ya de manera continuada. Es decir, no vale con realizar un entrenamiento en calor de vez en cuando. Nuestro cuerpo creará adaptaciones importantes a corto y medio plazo si realizamos estas exposiciones de manera continua.

Y, por supuesto, deberemos hidratarnos bien y realizar una buena estrategia de enfriamiento posterior para volver a la calma.